• Arq. Ana Antico Arciuch

Neuroarquitectura, espacios que generen bienestar

Seguimos adaptándonos a los efectos que nos dejó la pandemia, Este último tiempo nuestra vida cambió radicalmente. Hemos sido “forzados” a pasar en nuestros hogares mucho más tiempo del que acostumbrábamos. Nuestra casa se convirtió en nuestro todo. Nuestro lugar de trabajo, nuestra escuela, nuestro espacio de recreación… todas nuestras necesidades resueltas en un mismo espacio.

Esto nos invita a mirar nuestra casa de otra manera, entendiendo que el espacio que habitamos nos influye. Todo lo que nos rodea afecta nuestra productividad, nuestro estado de ánimo y nuestra vida en general. Es por eso que ha surgido la tendencia de construir y decorar los espacios pensando mas allá de la estética o la funcionalidad, incorporando también en la ecuación el bienestar de quienes los habitan.





Esto es lo que nos propone la Neuroarquitectura: El ambiente es capaz de modelar el cerebro y generar emociones positivas o negativas. Un entorno armonioso y agradable promueve la secreción de hormonas relajantes y del bienestar, como la serotonina o la oxitocina. Al elegir las formas, colores, luces y elementos que te rodean influyes sobre el cerebro de las personas que viven en tu casa. Puedes hacer que se sientan más seguras, protegidas y relajadas. La concentración y la productividad también dependen del diseño interior de tu hogar.





Tener un hogar cómodo y acogedor es una característica fundamental para estar a gusto en él. Los colores claros y cálidos te traerán calma y paz. Rodearnos de objetos e imágenes que tienen un significado emocional aumenta la sensación de bienestar. Variables subjetivas, como una asociación de familiaridad o nuestros propios recuerdos le dan significado a los elementos y por eso impactan en nuestro estado de ánimo. La invitación es a incluir en la decoración fotos de lugares que nos hayan hecho feliz o de personas a las que amamos.





Una casa ordenada genera sensación de calma. La Neuroarquitectura nos enseña que que nuestro cerebro trabaja en entender el sentido de los patrones del espacio que nos rodea, tenemos preferencia por patrones de complejidad intermedia, pero ordenados. Por eso mantener la casa ordenada hace que nos sintamos más tranquilos y bajemos la guardia.




Las formas de los muebles o elementos decorativos también afectan nuestro bienestar. La formas redondeadas son interpretadas por nuestro cerebro como amigables, y aquellas con ángulos agudos son percibidas como agresivas. Es por eso que las formas orgánicas propician la relajación y la felicidad.




Las plantas son otro elemento clave para mejorar nuestra vida. La presencia de plantas disminuye el estrés, favorece la concentración, la productividad y el aprendizaje. Estas llenan de vida los espacios, además de limpiar el aire. La neurociencia ha demostrado que incluso cuadros con imágenes de plantas o paisajes producen este efecto relajante en nosotros

Esta época de cambio de conductas que estamos viviendo nos abre la oportunidad de hacer también cambios al interior de nuestro hogar y generar espacios que te permitan VIVIR MEJOR.





En Antico Studio trabajamos en equipo, junto a grandes marcas y personas, que valoran la calidad y el trabajo, y a quienes los une el mismo objetivo: ayudar a las personas a mejorar sus vidas mediante el diseño de espacios, conectándolas con lo que les hace bien


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
logo recortado con marca registrada.png